EN LAS NUBES

SIEMPRE, no hay que olvidarlo

Carlos Ravelo Galindo

SIEMPRE, no hay que olvidarlo

Cultura

Enero 20, 2018 20:22 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › Club Primera Plana

Había una vez un niño pequeño que tenía muy mal genio. Su padre decidió darle una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera los estribos, tenía que clavar uno en la valla de su casa.
El primer día, el clavó 37 en esa cerca.
El niño gradualmente comenzó a controlar su temperamento durante las siguientes semanas, y la cantidad de clavos que martillaba en la cerca disminuyó lentamente. Descubrió que era más fácil controlar su temperamento que clavar esos clavos en la valla. Finalmente, llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Le contó a su padre las noticias y el padre le sugirió que ahora debía sacar un clavo todos los días para mantener su temperamento bajo control. Pasaron los días y el niño finalmente pudo decirle a su padre que todos los clavos habían desaparecido. El padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó a la valla. "Lo has hecho bien, hijo mío, pero mira los agujeros en la valla. La cerca nunca será la misma. Cuando dices cosas cuando estás enojado, dejan una cicatriz como esta. No importa cuántas veces digas que lo sientes, la herida todavía está allí".
Moraleja: controla tu enojo y no le digas a la gente cosas de las que luego puedes arrepentirte mientras la ira te domina. Algunas cosas en la vida no se pueden recuperar... Y acuérdate también, es un consejo, que el silencio guarda secretos. Siempre, no hay que olvidarlo.
El silencio nos permite apreciar verdaderamente la belleza de nuestro universo, nos permite abrir bien los ojos de forma consciente y no perdernos nada de lo que ocurre a nuestro alrededor.
Aquí con el silencio de las almas, unas frases ideales para esos días en que las necesitamos.
Recuerda que el silencio guarda los secretos.
El sonido más hermoso es el sonido del silencio.
Esta es la canción de nuestra alma.
Algunas escuchan el silencio de la oración, otros cantan la canción mientras trabajan. Algunos buscan secretos en una tranquila contemplación.
Cuando se alcanza la maestría los sonidos del mundo pueden apagarse. La destrucción es culpa.
Todo en la vida se convierte en meditación. Todo en la vida es una meditación en la que se puede contemplar la divinidad y la experiencia como una bendición. El conflicto, el dolor y la preocupación desaparecen. Solo la experiencia permanece.
Oler cada flor, volar con cada pájaro, encontrar belleza y sabiduría. Es encontrada allá donde hay belleza. La belleza se encuentra en cualquier lugar. No tienes que buscarla. Ella te buscara ti.
Cuando actúes de esta manera, cambiara todo alrededor y por lo tanto será un regalo, una ofrenda de ti mismo para tu alma al todopoderoso. Mientras lavas los platos, disfruta del calor del agua que acaricia tus manos. Mientras preparas la cena, siente el amor del universo, que te dio este alimento. Vierte todo el amor en la forma a quien la que preparas. Ese será tu regalo para el universo. Mientras respiras, respira larga y profundamente. Respira lenta y tranquilamente. Respira las pequeñas cosas suaves y dulces de la vida, tan llenas de energía, tan llenas de amor. Es el amor de dios el que se respira. Usa tu vida y todas las experiencias en meditación. Camina con vigilancia no en somnolencia. Se siempre uno con dios.
Siéntete siempre en casa. Porque tu casa es mi corazón y mi casa es el tuyo. Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. No olvides que el silencio guarda secretos. Mejor cerrar los labios, digo.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.