ESTE OTRO 19 DE SEPTIEMBRE


Hace 32 años, un 19 de Septiembre, un terremoto con una intensidad de 8.1 grados Richter

ESTE OTRO 19 DE SEPTIEMBRE

Periodismo

Septiembre 20, 2017 19:19 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Irene Arceo › Club Primera Plana

Hace 32 años, un 19 de Septiembre, un terremoto con una intensidad de 8.1 grados Richter azotó al entonces Distrito Federal causando muchos, derrumbes, daños y muertes. Este otro 19 de septiembre casualmente, otro terremoto con 7.1 grados, colapsó varios edificios, y trajo consigo el desasosiego y la desolación a la sufrida CDMX.
La mañana de este otro 19 de Septiembre, amaneció gris, sin sol. Pero al rato llegó con su radiante luz el Astro Rey inundando de luz todo el día naciente. Temprano fui a San Lucas Tepetlacalco, aquí en el Estado de México, a comprar tortillas de mano, tamales, salsa y frijoles tiernos.
A las cercanías de la iglesia y del mercado, cotidianamente llegan mujeres trabajadoras procedentes de los pueblos cercanos a Toluca para vender sus productos caseros que disponen artísticamente en el suelo sobre una manta, para que al pasar cerca, se le vayan a uno los ojos con tanto vegetal fresco, quesos, panes y frutas de la temporada.
En la tienda donde compré azúcar, había saludado despistadamente con un ’buenas tardes en lugar de ’buenos días’ y el tendero me corrigió al señalar el erróneo adelanto de mi tiempo. De regreso a casa almorcé con calma y tomé un café con leche. De pronto me di cuenta de que había pasado el mediodía, eran las 13.40. Alegremente salí al patio frontal a admirar las flores del otoño.
De repente escuché un ruido inusual, fuerte y violento. Las paredes se mecían, el candado del portón de fierro se movía y parecía que mil monstruos empujaban para entrar mientras rugían. Un Fenómeno aterrador de mil cabezas movió árboles, paredes, cortinas, techos y lámparas mientras la tierra oscilaba o trepidaba con un poder que atenazaba las entrañas.
Es tal momento de estupefacción, soledad, pavor y de extrañamiento a la naturaleza que ni siquiera recuerdas bien a bien una oración o rezo. Dicen que cuando uno pronuncia palabras en latín los ángeles las escuchan y llegan a nosotros, pero ¿como recordar?: ’Pater Noster qui es in caelis , Santificetur Nomen tuum, adveniat Regnun tuum: Fiat voluntas tua, sicut caelo , et in terra…’¿Cómo caminar, como correr?… ¿ a adonde?
De pronto pasa ese inusitado movimiento y se repone de golpe la quietud. Veo afuera a la gente que salió ya de sus casas o de sus trabajos y están asustados y callados y todos juntos se acompañan, unos lloran, otros gimen, algunos se hincan y casi todos, como signo de los tiempos, recurren a sus celulares para comunicarse con sus familiares para corroborar estados de salud o bienestar, o malas noticias…
El protocolo del espanto no termina ahí. Tras el sismo, se desencadena una jornada horripilante porque habremos de ir conociendo el recuento de los daños, los derrumbes de estructuras, los colapsos de edificios, las desapariciones y las muertes de los seres, a los que el mundo les vino encima y con su peso colosal para cortar vidas de tajo. Concreto adentro se anida la muerte cuando se yace solo, polvoriento e inerme en la oscuridad y el frio.
La Gran Ciudad está de pie, sí, pero tiene en su entorno urbano, escenarios de tragedias que se anuncian con malévolas nubes de polvo o de cemento que anteceden a esas pesadas lozas de concreto, con sus anuncios y sus torres, que aplastaron sin piedad: ilusiones y proyectos.
Niños y maestros de escuelas que no pudieron salir -porque no existía- a un gran y soleado patio central a formarse y cantar mientras pasaba el sismo. Trabajadores, amas de casa y ancianos impedidos por el pavor o la sorpresa de alcanzar espacios o rutas de salida en sus mal construidos edificios habitacionales. Gente que murió de miedo porque nunca escuchó la alarma sísmica, que dicen que jamás sonó. Carros aplastados y empolvados por haberse estacionado en alguna calle llamada Mala Suerte….
Torres de antiguos templos y construcciones coloniales se desmoronaron en Puebla, Morelos, Oaxaca, Tlaxcala y en la CDMX en este otro 19 de septiembre de 2017 donde la novedad es que el Sol podría ser el culpable de provocar sismos, debido a sus recientes tormentas y erupciones de luz de gran intensidad que han afectado el campo magnético de la Tierra.
En busca de motivos, hay científicos clásicos que insisten en que los terremotos se producen por la ruptura de una falla tras acumularse tensión tectónica en la zona, por lo que la fricción de las rocas puede generar en su superficie, corrientes eléctricas por el flujo de iones que genera. Teorías sumadas a ironías…
Con tanto dolor y desaliento en este aciago día, en el que absolutamente todo se cancela para un después incierto, poco importa si el flagelo es obra del Sol, la Tierra, Dios o el Diablo. Entre los escombros y los que quedamos de pie, hay gente sencilla y solidaria que se presenta a ayudar con su rostro marcado por el desvelo de la angustia existencial . Otros, los incombustibles y desalmados de siempre, observan, callan y celebran con íntimo regocijo que la libraron y la seguirán librando. Así es la vida.
CDMX 19 de Septiembre de 2017


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.