El Dios del filosofo holandes Espinoza - EN LAS NUBES - Álvaro Obregón -

EN LAS NUBES

El Dios del filosofo holandes Espinoza

Carlos Ravelo Galindo

El Dios del filosofo holandes Espinoza

Cultura

Noviembre 02, 2021 15:19 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › Club Primera Plana

Nos recuerdan que con el inicio del presente mes, Andrés Manuel López Obrador ha empezado el segundo tramo de su ejercicio de poder.
Su estancia en la silla presidencial durará dos meses menos que sus antecesores modernos, así que entregará la banda tricolor el 1º de octubre de 2024 y no el 1º de diciembre, como era usual.
Para que no se nos olvide.
Estimulante comentario del maestro José Antonio Aspiros Villagómez, que compartimos:
’Estimado amigo: Gracias por compartirnos este estupendo relato del embajador don Leandro Arellano.
Me pareció muy ilustrativo acerca de las costumbres de los ingleses, y en particular de los londinenses. Pero, al final, me quedé con una duda, porque no lo menciona: ¿Y la real o supuesta "flema inglesa"?
En cuanto a la Luna de octubre (de la cual no nos dices nada), por acá donde vivo no se apareció.
Aunque ya sin lluvias ni inundaciones, tuvimos noches en su mayoría muy nubladas, aunque en el día sí salió el Sol e hizo calor, no como en Londres.
Pero creo que Luna de octubre, la canción así llamada, la compuso José Antonio Michel y yo la escuchaba en la radio con Pedro Infante. Salud’.
Este día que precede al de los muertos, aprovechamos una plática de la poeta y maestra doña Rosa María Campos, que leimos en Candelero, para hablar de ellos.
La odontóloga Maria del Carmen Ravelo nos precisa, y nosotros ufanos lo presumimos.
(Es la hija primogénita de nuestro hermano Guillermo + y su esposa Yolanda +)
’Hola tío precioso, yo también me regocijo diario al leer las nubes, y por una u otra cosa a veces me es difícil contestarte.
Agradezco infinitamente el que me las compartas.
Tambien tengo un archivo llamado tio güero, donde día con día guardo tus correos, pues para mí son un gran tesoro.
Así que el día que gustes me puedes pedir lo que escribiste en tal o cual fecha y verás que te lo reenvío.Te mando un gran beso.
Así como tú, yo reparto amor cada día desde a mis pacientes como a mi familia y agradezco infinitamente a dios la oportunidad que cada dia me brinda’.
Mil gracias, respondemos nosotros.
La poeta Campos nos platica que cuando Albert Einstein ofrecía alguna conferencia en las universidades, los estudiantes siempre le preguntaban: -¿Cree usted en Dios?
Y él respondía:
-Creo en el Dios de Spinoza.
Intrigado el rabino Herbert S. Goldstein por su reiterada respuesta, envió un telegrama a Albert Einstein preguntándole si creía o no en la existencia de Dios y Einstein inventor de la teoría de la Relatividad y de casi toda la tecnología con la que vivimos hoy le contestó:
’Creo en el Dios de Spinoza’
Años después se le entrevistó a Einstein sobre el mismo tema y el genio más explícito contesto:
’Es la pregunta más difícil del mundo. No la puedo responder con un simple sí o no. No soy ateo. No sé si pueda definirme como un panteísta y la pregunta es demasiado vasta para nuestras mentes limitadas.
Creo en el Dios de Espinoza pero contestaré con una parábola:
’La mente humana, no importa que tan entrenada esté, no puede abarcar el universo. Estamos en la posición del niño pequeño que entra a una inmensa biblioteca con cientos de libros de diferentes lenguas.
El niño sabe que alguien debe de haber escrito esos libros.
No sabe cómo o quién. No entiende los idiomas en los que esos libros fueron escritos.
El niño percibe un plan definido en el arreglo de los libros, un orden misterioso, el cual no comprende, sólo sospecha.
Esa, me parece, es la actitud de la mente humana, incluso la más grande y culta, en torno a Dios’
Y entonces díganos, ¿Cómo es el Dios de Spinoza?
Baruch de Spinoza filósofo holandés fue considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés Descartes.
El creía ciegamente en DIOS de QUIEN, decía así, le hablaba:
’Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso.
Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas.
Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar.
Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti.
Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.
¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.
No me busques afuera, no me encontrarás.
Búscame dentro…ahí estoy, latiendo en ti’.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

-