Así fue la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México - Un cartel supuestamente de la Sedena, alteró el Acta de Independencia - Álvaro Obregón -

Así fue la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México


Un cartel supuestamente de la Sedena, alteró el Acta de Independencia

Así fue la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México

Cultura

Septiembre 24, 2021 22:46 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
José Antonio Aspiros Villagómez › Club Primera Plana

La fecha formal de la independencia de México es el viernes 28 de septiembre de 1821 cuando fue firmada el acta correspondiente, y no el jueves 27 cuando hizo su entrada triunfal a la Ciudad de México el Ejército Trigarante.

Ambos acontecimientos son por igual hechos históricos importantes, y hasta anecdótico el primero porque Agustín de Iturbide, quien iba a la cabeza del desfile rumbo al Palacio, cambió la ruta para pasar frente a la casa de María Ignacia ‘La Güera’ Rodríguez, mecenas de la causa independentista.

El ingreso de los Trigarantes a la capital fue preparado con anticipación. No se trató de una horda desbocada que tomaba la plaza, sino de una marcha ordenada para la que hubo tiempo hasta de preparar un arco triunfal bajo el cual pasaron. De hecho, un grupo al mando de Vicente Filisola había llegado pacíficamente a la ciudad el día 24 tras la salida del ejército virreinal la víspera, y tuvo que desplazarse temprano el 27 para ocupar su lugar en aquel desfile.

Para que así resultara, el primer comandante Agustín de Iturbide emitió una orden general con las instrucciones de cómo sería la entrada desde Chapultepec y cuáles tropas formarían la vanguardia y la retaguardia, además de la hora en que deberían estar concentradas: las cinco de la mañana en unos casos, y las siete en otros.

En apego a las indicaciones, el Ejército Imperial (así está mencionado en el documento) llevó en la vanguardia a la división comandada por el coronel Anastasio Bustamante; luego desfilaron una compañía de cazadores ’formada en guerrilla’, la artillería, la infantería y la caballería.

Bustamante era el segundo comandante y además era michoacano como Iturbide; ambos eran amigos y habían sido militares realistas antes de luchar por la independencia. Tan amigos, que quien posteriormente fue dos veces presidente de la república pidió que a su muerte su corazón se depositara en la capilla de San Felipe de Jesús de la Catedral Metropolitana, junto a los restos del primer emperador.

La Orden que dispone cómo sería la entrada del Ejército a la Ciudad de México, fue dada el 21 de septiembre de 1821 al Estado Mayor General con indicaciones de que ’este ejército juntará su cabeza apoyándola por el camino que llaman de la Verónica, a la puerta del frente de Chapultepec’.

Por su parte la retaguardia -según aquellas instrucciones- tomaría ’parte del camino de los Hospicios, que se dirige hacia Tacuba’ y ’para no retardar el movimiento general de todo el ejército, el señor jefe de la vanguardia procurará dar sus órdenes y emprender su marcha con la anticipación que sea necesaria’.

Al ya citado napolitano Vicente Filisola, antiguo realista que apoyó el Plan de Iguala, se le instruyó para que saliera del cuartel general de México ’antes de amanecer, dejando en dicha capital sólo lo más preciso con los rancheros’ y ocupara con su ejército ’el punto que les compete en la división a que pertenecen’. Tiempo después, tras la abdicación de Iturbide como emperador, Filisola prestó valiosos servicios a la república.

Todo fue planeado para aquel desfile de hace dos siglos. Iturbide dispuso que la única entrada a la capital fuera por la garita de Belén, y que sólo podrían ’ir a caballo los señores jefes y ayudantes’ y pie a tierra todos los demás, mientras que el Estado Mayor general iría ’al lado del señor primer jefe (él), para cuanto pudiera mandar’.

Además pidió a los jefes y comandantes procurar ’que la tropa se presente con el mayor aseo posible, atendidas las circunstancias de falta de vestuario, con el armamento y correaje en el mejor estado de aseo’, así como guardar ’el mayor silencio y moderación, tanto en la marcha el día de la entrada como en los subsecuentes de la permanencia’. También se tomaron medidas para el alojamiento de tanta gente.

Según una infografía de la agencia Notimex que data de 2014 y cita antiguas fuentes documentales, como los insurgentes al mando de Vicente Guerrero no tenían uniformes, ’utilizaron el atuendo del Cuerpo Urbano de Comercio de la Ciudad de México’.

Y no solamente fue el tema del buen aspecto; también se pidió ’que todos los individuos del Ejército Trigarante guarden la mayor armonía con los habitantes, dando con esto más pruebas de su disciplina, subordinación y buen comportamiento’. De hecho, la población recibió con júbilo la llegada de los libertadores.

En el Museo del Caracol, junto al Castillo de Chapultepec, un diorama muestra el momento en que –dice la cédula que explica la escena—’Iturbide atraviesa la puerta de acceso a la calle de Plateros, hoy avenida Madero, que estaba flanqueada por el Palacio de los Azulejos y la iglesia franciscana de la Tercera Orden, donde ahora se levanta la Torre Latinoamericana. Ahí, el presidente del Cabildo de la ciudad le hizo entrega a Iturbide del bastón de mando’. (Lo que le dio en realidad, fue la llave simbólica de la ciudad).

Al día siguiente fue firmada el Acta de Independencia y se nombró a los integrantes de la Junta Provisional Gubernativa y la Regencia con ’miembros de la vieja burocracia virreinal’, dice también la cédula en el Caracol. O como lo menciona la obra precursora de la historia oficial, México a través de los siglos, ’ninguno de los esclarecidos patriotas que sobrevivieron a la larga y heroica lucha por la libertad mexicana fue llamado a sentarse en dicha junta’.

Pero varios de ellos fueron después presidentes de la República, como en los casos de Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero, Nicolás Bravo y Antonio López de Santa Anna, además de que en una fuente consultada dice que Guerrero sí fue convocado a firmar el Acta de Independencia, pero declinó con el argumento de que había una previa de la época de Morelos (pero que no tuvo efectos).

Y a propósito del documento, circula en redes sociales un cartel supuestamente oficial con motivo del Bicentenario, donde aparece burdamente alterado su nombre, pues dice ’Acta de Independencia de la República Mexicana’, cuando todos sabemos (bueno, así debería ser) que se llama Acta de Independencia del Imperio Mexicano, como lo indica la imagen agregada a ese cartel por alguna mano anónima. El imperio surgió en 1821 y la república después.

Según la infografía ya citada, el Acta habría sido ’modificada’ en 1823. Localizamos en Google el cartel con el nombre cambiado, que nos remitió al Twitter de la Secretaría de la Defensa Nacional y la respuesta allí fue que ’esta página no existe’. Saque usted sus conclusiones.

Foto:

Cartel supuestamente de la Sedena con el nombre del Acta alterado, y del lado derecho la versión correcta.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.